monovolumenes phedra,ulysse,C8, 807

PARA ACCEDER A TODAS LAS ZONAS DEL FORO NO OLVIDES VISITAR EL APARTADO DE NORMAS, VIENE TODO EXPLICADO.
GOOGLE TRANSLATE SPANISH TO
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


No estás conectado. Conéctate o registrate

Lancia Phedra y primas » LANCIA PHEDRA Y PRIMAS » GENERAL » Prueba del Freemont

Prueba del Freemont

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1default Prueba del Freemont el Jue 02 Feb 2012, 20:26

nietora

avatar
Pues ya empiezan a haber pruebas serias del nuevo Freemont de Fiat

"Igual que la política hace extraños compañeros de cama, en ocasiones las necesidades comerciales consiguen formar lazos entre compañías tan lejanas como fundamentalmente distintas. Hoy día ya nos sorprendemos de poco y si hasta Mercedes fue capaz de encontrar en Swatch un compañero de aventuras para crear el que sería el primer Smart (si bien finalmente la relojera dejó el proyecto), lo de Chrysler y Fiat es algo de lo más convencional.

Dado que ambos grupos poseen varias marcas con el potencial para rivalizar entre sí de ser situadas bajo un mismo techo, estaba claro que algo había que hacer para evitar un peligroso solapamiento de productos. Así, Jeep, Alfa Romeo y Fiat se quedan con el protagonismo global, dejando que Lancia, Chrysler y Dodge desempeñen sus papeles donde verdaderamente tienen futuro.

Gallery: Prueba: Fiat Freemont 2.0 MJT 170 CV Urban

Con todo este batiburrillo de marcas y modelos, se decidió que Dodge dijera adiós en el mercado europeo, pero sin perder de vista el que era el producto más interesante de su oferta: el Journey. Aprovechando su primer restyling, los italianos metieron mano en ciertos apartados para conseguir un producto más al gusto europeo, enterrando de paso los veteranos motores diesel Volkswagen con bomba-inyector. Así nació el Freemont, un crossover con mucho de monovolumen que tiene la misión de sustituir tanto al Croma -en cuanto a modelo de representación- como al Ulysse -con demasiados años a sus espaldas-.



Exteriormente el Freemont apenas se distingue del Journey por la parrilla, el diseño de las llantas, los logotipos y poco más. El original ya gustaba mucho así que todos sabemos que si algo funciona, mejor no tocarlo. Es cierto que el estilo italiano brilla por su ausencia y poniendo un Bravo o Punto a su lado parecen concebidos en mundos muy diferentes... pero es que la realidad es esa y no se ha tratado de disimular.



Que no tenga la pasión transalpina digerida en sus trazos no significa que el Freemont sea feo. Más bien todo lo contrario. Dadas sus dimensiones -casi 4,9 metros de longitud- y su formato a medio camino entre un monovolumen y todocamino, resulta atractivo y equilibrado. Con un cierto toque dinámico, no deja atrás la elegancia gracias a diversos elementos cromados que añaden el toque justo de empaque sin exageraciones.



La zaga suele ser la parte más complicada de diseñar en este tipo de vehículos. Aquí el Freemont se mantiene fiel al original, con formas angulosas que destilan robustez lo mires por donde lo mires. El perfil queda muy marcado por las llantas de aleación que equipe. Si son las de nuestra unidad, de 17 pulgadas, pierde cierto encanto visual en relación a las bonitas multirradio de 19 que se ofrecen en opción, pero son las más coherentes con su motor y el uso habitual que se les suelen dar a este tipo de coches.

INTERIOR A LA ALTURA

Una vez ojeas el atractivo exterior, toca centrar la atención en su habitáculo. En Fiat saben que la mayor parte de los vehículos de siete plazas se compran más por la calidad de vida a bordo que por lo bonita que pueda lucir su carrocería.

De entrada el salto cualitativo respecto al Journey que vendía Dodge en Europa es enorme. Los plásticos de mejorable aspecto han dejado paso a un mayor número de superficies acolchadas, agradables al tacto y en tonos oscuros, con lo que consiguen transmitir una sensación de "buen coche" no sólo tres escalones por encima del original, sino también de cualquier Fiat vendido en la actualidad.



Es verdad que todavía quedan detalles mejorables en los sitios más escondidos, pero en el día a día lo que ves y tocas tiene un aspecto magnifico; incluso sorprende la cantidad de plástico blando empleado en las puertas, en combinación con un tejido símil piel.

En términos de diseño, no revoluciona, pero gusta. Todo queda muy a mano y no parece complicarle la existencia a esos padres de familia poco amigos de las nuevas tecnologías con mil botones -esto va por el Grand C4 Picasso-. La instrumentación, situada encima de la caña de la dirección, deja claro que el origen de este Fiat no es europeo. Velocímetro calibrado en km/h y millas, ordenador de viaje con pantalla a color y distinta iluminación a la habitual ya nos dan muchas pistas. Pero si eres de los que tampoco te percatas de estos detalles, seguro que sales de dudas nada más fijarte en el volante. ¿Dónde habré visto yo esos mandos? Ah, ya caigo: en el Jeep Grand Cherokee que pasó por mis manos a finales del verano pasado. Sí, son los mismos y si me pongo a recordar incluso comparten las mismas funciones y esquemas del ordenador de viaje, mandos de elevalunas...



En fin, muchas cosas te avisan de que no es un Fiat. Esto dejo claro no es nada negativo. Es más en algunos aspectos incluso es mejor pues si eres un fiel seguidor de Autoblog ya habrás leído en ocasiones anteriores que no me gustan nada los volantes que emplea el Grupo Fiat, especialmente por la facilidad con la que podemos presionar alguno de sus botones sin querer. Y esto en el Freemont sencillamente no pasa.

En la consola central los mandos quedan distribuidos de una manera coherente y tienen un tamaño generoso. Todos los Freemont, incluso los básicos, llevan una pantalla multifunción táctil desde la que se manejan el climatizador automático -de tres zonas sin coste adicional-, el equipo de sonido, brújula y bluetooth entre otros. Con 4,3 pulgadas, la integrada en nuestro Urban es algo pequeña así que aconsejo abonar los 200 € extra que cuesta la grande de 8,4 pulgadas. No sólo es más cómoda, sino que ganarás un práctico lector de tarjetas SD y encima el salpicadero queda mucho más vistoso.



AMPLIO PERO NO TODO LO VERSÁTIL QUE DEBIERA

El Freemont es un siete plazas de grandes dimensiones. Sin embargo en su habitáculo no hay tanto espacio como cabria de esperar. Es cierto que en las plazas de la última las personas altas no tendrán problemas con la cabeza, pero la poca altura de la banqueta deja las rodillas demasiado elevadas, lo que termina siendo bastante incomodo. Para pequeños desplazamiento cumple muy bien, pero si es para irnos de vacaciones mejor que los más peques se queden allí.



Otro problema es que los asientos centrales no son independientes. Van divididos de manera 60/40, es decir, no puedes jugar con las mismas posibilidades que en un Grand C4 Picasso, Renault Grand Scénic o VW Touran. Y si la comparación se hace con los SEAT Alhambra o Kia Carnival, pasa exactamente lo mismo. A esto hay que sumar que la plaza central no es demasiado cómoda, siendo más dura y pequeña que las dos laterales.



El acceso a la última tampoco es demasiado sencillo. Pero aquí el problema está en que quedan demasiado retrasadas y casi debemos caminar hasta llegar a ellas -agachados como es lógico-. El sistema en cambio me parece inteligente. Con sólo presionar la palanca del respaldo del asiento central, la banqueta se pliega y desliza hacia delante sin esfuerzos. Para volver a la posición inicial sólo es necesario tirar del respaldo de nuevo y empujar la banqueta.



Si no queremos contar con las siete plazas o simplemente queremos aprovechar al máximo el volumen del maletero, tanto la segunda como tercera fila se pueden plegar en el suelo. Para ello de nuevo toca presionar la palanca en los centrales, y accionar un tirador en los últimos. En cuestión de pocos segundos el Freemont se convierte en una cueva... que puedes ampliar más todavía abatiendo el respaldo del copiloto -con lo que se pueden llevar objetos largos-.



Como ves, no brilla del todo por falta de cierta modularidad pero también es justo decir que se defiende muy bien en términos de espacio. Cuatro adultos y dos niños viajarán sin problemas, aunque eso sí, el equipaje habrá que llevarlo otro día. Con todos asientos ocupados, la capacidad es de sólo 145 litros -menos que el de un Fiat 500-. Si no vamos tantos de viaje, podemos configurarlo para cinco pasajeros y el maletero aumenta hasta los 540 litros aunque no podremos esconderlo de los amigos de lo ajeno al no contar con ninguna loneta o bandeja.

TERMINACIÓN "URBAN"

¿Y el equipamiento? De los tres niveles de acabado disponibles en la actualidad en la familia Freemont, el que ha pasado por mis manos es el intermedio y también el más interesante. Bajo la denominación Urban, todo lo necesario va incluido sin coste y además se permite algunos lujos como el acceso sin llave, arranque por botón, pantalla táctil, etc. Entre lo que al menos debería figurar como opción y no lo está sólo se me ocurren los faros de xenón direccionales y el asistente de cambio de carril involuntario.



EQUIPAMIENTO DE SERIE

ABS + EBD
ESP + TCS
Airbags frontales, laterales y de cortina
Asistente en cuestas
Anclajes ISOFIX
Reposacabezas delanteros activos
Control de velocidad
Faros antiniebla
Dirección asistida
Climatizador automático tri-zona
Ordenador de viaje
Brújula
Alarma antirrobo
Radio CD MP3
Puerto USB
Bluetooth
Pantalla táctil 4,3 pulgadas
Seis altavoces
Entrada auxiliar de audio
Control por voz
Encendido automático de luces
Sensor de lluvia
Sistema de acceso sin llave
Arranque por botón
Follow Me Home
Espejo interior fotosensible
Elevalunas eléctricos (4)
Espejos eléctricos, térmicos y plegables
Sensor de presión de los neumáticos
Sensor de aparcamiento posterior
Volante multifunción forrado en piel
Alfombrillas delanteras y traseras
Asiento del conductor eléctrico (parcialmente)
Asientos multirregulables
Llantas de aleación de 17 pulgadas
Cristales sobretintados
Barras de techo
Siete plazas (cinco plegables en suelo)

OPCIONES

Pintura metalizada, 650 €
Pintura extra-serie, 1.100 €
Pintura solida, 450 €
Techo solar eléctrico, 650 €
Llantas de aleación de 19 pulgadas, 600 €
Cámara de visión posterior, 400 €
Sistema de navegación con pantalla 8,4 pulgadas, 900 €
Sistema de sonido con pantalla 8,4 pulgadas, 200 €*
Kit fumador, 100 €
Tapón del depósito con llave, 50 €
Rueda de repuesto compacta, 150 €

*La pantalla táctil de 8,4 pulgadas viene acompañada además del lector de DVD/CD/MP3 y entrada para tarjetas SD

PRECIO RECOMENDADO: 29.400 € (27.962 € con dto)
PRECIO UNIDAD PROBADA: 30.150 € (28.712 € con dto)



RIVALES

Como habrás visto, a lo largo del artículo han salido algunas comparaciones con posibles rivales. Supongo que habrás pensado que un Grand C4 Picasso o un Grand Scénic no están en el mismo segmento... y debo darte la razón. Sin embargo hay que tener presente que las versiones con un motor equivalente -dentro de los posible- cuestan incluso más que este Freemont, por lo que enfrentarlo a un SEAT Alhambra lo aleja todavía más. De gran tamaño sólo el SsangYong Rodius le planta cara por precio mientras que los Kia Carnival y Ford S-Max han de jugar con los descuentos puntuales para resultar competitivos.

A modo de ejemplo dejo un pequeño listado con vehículos de 7 plazas con motores diesel de unos 150-170 CV:

Fiat Freemont 2.0 MJT 170 CV Urban, 29.400 € (27.962 €)
Citroën Grand C4 Picasso 7p 2.0 HDI 150 CV Exclusive 29.940 € (26.040 €)
Citroën C8 2.0 HDI 160 CV Seduction 37.600 € (29.775 €)
Ford S-Max 2.0 TDCI 163 CV Titanium 32.950 € (27.550 €)
Kia Carnival 2.2 CRDI 195 CV Active 31.745 € (27.401 €)
Opel Zafira Tourer 2.0 CDTI 165 CV Excellence 28.265 € (26.592 €)
Peugeot 5008 2.0 HDI 150 CV Allure 7p 30.960 € (28.590 €)
Peugeot 807 2.0 HDI 160 CV Active 37.000 € (29.782 €)
Renault Grand Scénic 2.0 dCi 160 CV Bose 7p 30.000 € (modelo anterior, promociones altas)
SEAT Alhambra 2.0 TDI 170 CV Style 38.100 € (sin dto)
SsangYong Rodius 2.7XDi 161 CV Limited 33.310 € (27.310 €)
VW Sharan 2.0 TDI 170 CV Advance BM 39.700 € (sin dto)

Además de esta mezcla entre distintos segmentos lo podemos complicar un poco más con modelos como el Chevrolet Captiva 2.2 VCDI 184 LT (27.560 €) e incluye la tracción total, el Kia Sorento 2.2 CRDI 197 CV Active (30.590 €), con tracción 4WD y con siete plazas, etc. Es complicado situar al Freemont frente a sus rivales, pues está a la par en precio de muchos MPV compactos y queda muy alejado de los MPV grandes salvo que haya promociones importantes. Si miramos su lado crossover, no tiene tracción total y frente al Captiva es más caro, aunque también está mucho mejor acabado y hay dos mundos en comportamiento.

Sé que es complicado cuadrar ciertos vehículos así que lo mejor será que cada uno lo coloque donde vea conveniente y de paso evitamos la distorsión de los datos. Estos eran sólo unos ejemplos de muchos más que podrían haber sido protagonistas.

Y hasta aquí la primera parte de la prueba. Mañana a la misma hora podrás leer las impresiones a sus mandos, todo lo relacionado con las prestaciones y los consumos."

Extraido de:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



Última edición por nietora el Sáb 04 Feb 2012, 09:50, editado 1 vez


_________________
Saludos    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]  


Fiat Ulysse 2.2 Emotion +, 6 vel, del 2004, repotenciada 150 cv


No atiendo dudas, ni problemas de primas por privado, para eso está el foro
http://www.miphedra.org

2default Re: Prueba del Freemont el Sáb 04 Feb 2012, 09:50

nietora

avatar
Esta es la continuación de la prueba de este coche:


"En la primera parte de este artículo ya dejaba claro que la evolución experimentada por el Journey, ahora llamado Freemont, ha implicado la introducción de numerosos cambios tanto a nivel de acabado como de equipamiento, que redundan en una mayor impresión de calidad percibida. Pero esto no es suficiente, y al volante también tiene que convencer para ser un producto redondo. ¿Lo habrá conseguido Fiat? Sigue leyendo y saldrás de dudas.

Pese a que el nuevo Freemont no deja de ser un Dodge Journey, las modificaciones efectuadas han sido tantas que no convendría pensar que se trata de un simple restyling. De entrada, la oferta de motores es mucho más moderna, prestacional y con menores consumos, mientras que el chasis ha recibido cambios para ser más eficaz en todo tipo de vías; asignatura que aprueba con buena nota.

Gallery: Prueba: Fiat Freemont 2.0 MJT 170 CV Urban

En España la oferta del Freemont está limitada únicamente a motores diesel, siempre de origen Fiat, que nos hacen olvidar el veterano y rustico bomba-inyector del Grupo Volkswagen. Una posibilidad que tiene el modelo de Fiat y que nunca llegó a ofertarse en el Journey para nuestro mercado era el sistema de tracción integral, opcional en los acabados más altos y que llega en combinación con la caja automática.



Para no liarte en exceso, dejo un resumen con las variantes que se comercializan en España (tarifas sin descuentos):

2.0 Multijet 140 CV Base 26.500 €
2.0 Multijet 140 CV Urban 27.700 €
2.0 Multijet 140 CV Lounge 29.900 €
2.0 Multijet 170 CV Urban 29.200 €
2.0 Multijet 170 CV Lounge 31.400 €
2.0 Multijet 170 CV AWD Urban Aut. 32.900 €
2.0 Multijet 170 CV AWD Lounge Aut. 34.900 €

La que he tenido posibilidad de probar es la más equilibrada de todas, asociada al nivel de terminación intermedio y al potente motor de 170 CV con caja manual de seis velocidades y tracción delantera.

UN MOTOR MUY ADECUADO

Nada más presionar el botón de arranque, entre Freemont y Journey hay un mundo. En frío no es capaz de esconder su origen diesel pero a los pocos minutos la sonoridad baja notablemente, si bien es justo matizar que en ningún momento es molesta. Esto se suma a la total ausencia de vibraciones que lo convierten en un automóvil mucho más refinado que antes.



El excelente motor Multijet de última generación deja claro desde el primer momento que es muy superior al alemán. No sólo ha conseguido ganar en elasticidad empujando sin problemas desde muy bajas vueltas incluso en marchas largas sino que sube sin rechistar hasta las 4.300 rpm.

Ya sea por carreteras secundarias o en autopistas, cualquier maniobra que implique ganar velocidad es pan comido y en la mayoría de las ocasiones no será necesario ni reducir una marcha, lo que facilita las cosas al conductor. Esta inmediata respuesta llega de manera suave y lineal, sin efecto turbo. Por esto y sus bajos consumos me parece ya una de las mejores opciones de su segmento.



Ya que cito los consumos, todavía sigo asombrado por los resultados logrados durante la prueba. Ni siquiera en tráfico urbano ha necesitado grandes cantidades de gasoil, conformándose con un consumo medio de 7,7 L/100. Una vez en carretera, a velocidades entre los 90-100 km/h las cifras rondan los 5,5-6,0 L/100 dependiendo del trazado mientras que en autopista a velocidades legales (y constantes) se queda en unos 7,3-7,5 L/100. No son cifras récord, eso está claro, pero hay que tener muy claro que estamos hablando de un vehículo con 4,9 metros de longitud y casi dos toneladas de peso. ¿Sorprendente? Sí, sobre todo en comparación con el anterior 2.0 TDI de 140 CV al que aventaja en más de un litro en ciclo combinado. Con los 78 litros de depósito no será complicado conseguir autonomías de más de 1.000 km, algo que los más ruteros agradecerán. Posiblemente sean los más peques de la familia los que nos obliguen a marcar la ruta de viaje y sus paradas, y no el coche como en muchas otras ocasiones.

COMPORTAMIENTO

Y sí el motor es un gran aliado, las mejoras en el bastidor también convierten al Freemont en un excelente compañero de batallas. Ya sea por la nueva dirección, asistida pero con un calibrado más comunicativo y con un grado de dureza justo y apropiado, como por el nuevo esquema de las suspensiones, este inclasificable vehículo (por aquello que no es ni un SUV ni un MPV o un familiar, sino una mezcla de todos ellos) presume de un comportamiento neutro, eficaz y garantizando siempre unos mínimos de comodidad elevados.



Frente al Journey se notan las modificaciones nada más superar los primeros baches. Aquí se absorben bien, pero se dejan notar más que antes. Desaparece la sensación de flotabilidad "muy a la americana" del Dodge y en su lugar aparece una reacción más contundente que los amortiguadores consiguen disipar -en cierta medida-. No será el mejor en cuanto a confort, pero el compromiso logrado lo hace muy agradable en el día a día. Ya no es necesario agarrar a los niños en cada curva -por aquello del vaivén provocado por las oscilaciones- y encara con cierta agilidad los tramos virados. Hay que dejar claro que no es un deportivo y tanto el tamaño como el peso no ayudan en absoluto, pero precisamente por estas dos características sorprende que pueda llegar a mostrar esa agilidad en ciertas situaciones.

Un Citroën Grand C4 Picasso es notablemente más torpe, balancea más y tampoco resulta mucho más cómodo, al menos en carreteras viradas -los balanceos terminan agotando-. El Sharan, por poner un ejemplo de vehículo de proporciones similares, va muy bien, pero no disimula el peso ni su volumen como el modelo de Fiat, siendo bajo mi punto de vista una de las opciones con siete plazas más interesantes del mercado.



No es el mejor en nada, pero consigue un equilibrio en todos los apartados que no lo hacen desmerecer y quizás sólo el sistema de frenado debiera revisarse. Frenar, frena, pero el tacto del pedal no me ha gustado (al no ser fácil la dosificación), y si presionamos con energía transmite unas vibraciones nada agradables.

Por cierto, que vaya tan bien en carretera no implica que sea un calvario callejear. Lo único que has de tener muy presente es el que la visibilidad posterior, con las tres filas de asientos, no es la mejor que podrías tener, y que el radio de giro es muy "americano", necesitando más de once metros para dar la vuelta. Esto en los Estados Unidos, con sus avenidas y calles tan anchas no es problema, pero en Europa las estrecheces son mucho más frecuentes y se queda un tanto justo, obligando a maniobrar más veces de las que gustaría.

Otro factor que puede ser decisivo en la compra es su mayor altura al suelo en relación a un monovolumen convencional. Está claro que no es un todoterreno, pero se permite algunas licencias que en otros vehículos podrían provocar una avería. Siempre que sean pistas en buen estado, se puede circular sin problemas y con un grado de confort elevado.

Es una pena que no tenga sensor de aparcamiento en el paragolpes delantero. Pese a que la postura al volante es elevada, no se consigue averiguar dónde termina el morro y a la hora de estacionar cuesta bastante adaptarse. El posterior, junto a la pantalla que indica la distancia hasta el objeto, es suficiente para que no haya que aparcar de oído. Una cámara habría estado bien, pero no me ha parecido imprescindible.



Otro punto que podría revisarse es la iluminación. Además de no contar con la posibilidad de incluir xenón ni en opción, en la posición más elevada los faros siguen apuntando muy abajo y en carreteras secundarias se queda algo corto de haz. Tampoco parece muy bien calibrado el módulo que las acciona, pues al entrar en un túnel se toma más tiempo de la cuenta para activarlas y luego las desconecta cuando llevas un tiempo fuera. Esto es algo que he notado en otros Fiat y que supongo no requerirá un esfuerzo muy grande.

ALGUNOS DATOS

Cilindrada: 1.956cc
Potencia: 170 CV
Par máximo: 350 Nm
Velocidad máxima: 195 km/h
Aceleración 0-100 km/h: 11,0 seg
Consumo medio: 6,4 L/100
Emisiones CO2: 169 g/km
Cambio: Manual, de seis velocidades
Tracción: Delantera
Longitud: 4,88 metros
Anchura: 1,87 metros
Altura: 1,74 metros
Batalla: 2,89 metros
Depósito: 78 litros
Maletero con siete plazas: 145 litros
Maletero con cinco plazas: 540 litros
Maletero con dos plazas: 1.461 litros
Peso: 1.949 kg
Neumáticos: 225/65 R17



VIRTUDES

Relación calidad-precio
Comportamiento
Motor solvente

DEFECTOS

Sonoridad en frío
Detalles de equipamiento
Radio de giro elevado



VALORACIÓN

Habitabilidad: 9
Maletero: 8
Calidad percibida: 8
Calidad real: 7
Sonoridad: 6,5
Iluminación 7
Confort de marcha: 7,5
Visibilidad: 7
Comportamiento: 8
Frenos: 7
Dirección: 8
Cambio: 7
Prestaciones: 7,5
Aceleración: 7,5
Recuperaciones: 8
Consumos: 8
Opciones: 7
Relación valor/precio: 8



CONCLUSIÓN

Si hoy día tuvieras que comprar un siete plazas y no quieres que resulte demasiado aburrido, no dudes en probar el Freemont. Por precio está muy bien situado y se permite el lujo de competir con rivales de un segmento inferior, ofreciendo además más motor por el mismo dinero. Si la comparación se realiza entre los grandes, las ventajas económicas son muy superiores y encima está bien equipado. Por comportamiento y motor también es recomendable por lo que no encuentro un motivo de peso para no recomendar al menos una visita al concesionario.

Es cierto que en las valoraciones personales luego entran factores como el tamaño (puede ser muy grande para muchos garajes) o que la versatilidad de su interior no sea la mejor (hay otras opciones más prácticas, con asientos independientes y desmontables), pero sin duda la relación precio-producto es de las mejores del mercado."

Extraido de:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


_________________
Saludos    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]  


Fiat Ulysse 2.2 Emotion +, 6 vel, del 2004, repotenciada 150 cv


No atiendo dudas, ni problemas de primas por privado, para eso está el foro
http://www.miphedra.org

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.